La Comunión de Alejandro

Inmersa en plena campaña de Comuniones, hay sesiones que te tocan el alma y sabes que te acompañarán siempre.

 

Por muchas razones la sesión de Comunión de Alejandro fue especial. Por volver a encontrarme con su madre, a la que hacía algún tiempo que no veía, pero que cada vez que lo hago, es como si sólo hubieran pasado unos pocos días sin vernos, por Alejandro, su risa, su mirada, su naturalidad, por la complicidad que mostraba con su padre en cada una de las fotos…

 

Pero hubo algo que me tocó muy dentro y fueron las palabras de su madre cuando le entregué las fotografías:

 

“Pienso que tus fotos no muestra imágenes, ves sentimientos! Sería capaz de contarte una historia distinta de lo que ve o en cada una de ellas.

 

Mi hijo quiere una gigante para su cuarto y sabe perfectamente cual cogerá. Es una de las imágenes donde él es él… es que se le ve el alma! Una de esas fotos donde identifico a mi niño y él, creo que sería, como verse en un espejo.”

 

Gracias Carmen por esa magnífica sesión, por ser vosotros mismos delante de mi cámara, por tus palabras y por la comida tan divertida y especial en la que hablamos de tantas y tantas cosas.