La sesión de la pequeña Carla fue un regalo que les hicieron a sus papás con motivo de su Bautismo. Para realizar estas las fotos, sus padres, decidieron esperar a que Carla estuviera a punto de cumplir su primer añito, ya que tenían muy recientes las fotos de su Bautizo.

Que os puedo decir de esta niña que me cautivó desde el primer momento con su mirada intensa de ojos azules?

Jugamos en el parque y fue una sesión de primeras veces. Fue la primera vez que Carla probó una piruleta, fue la primera vez que Carla se divirtió con pompas de jabón… Sus caras de sorpresa, de felicidad absoluta, sus risas… quedán reflejadas en mis imágenes, para que así sus papás no olviden esos momentos y puedan revivirlos con ella cuando crezca y contemplen las fotos de ese día.

Gracias a sus papás por toda la frescura y alegria que me aportaron en nuestra sesión y, que sin duda, contagian, día a día, a su hija.