Los niños son divertidos y espontáneos. A veces, al principio, se muestran algo tímidos, pero hay que darles tiempo y ellos, poco a poco irán cogiendo confianza. Siempre les digo a los papis que traigan sus juguetes favoritos, cualquier objeto que tenga un significado especial para ellos. Dentro de unos años quizá no los recuerden pero tendrán sus fotos como testimonio de que ese muñeco, ese peluche o es camión les acompaño durante  una parte de su infancia. Además de lo que puedan traer los papás, yo siempre me llevo una “bolsa mágica”, que capta la atención de los mas pequeños, porque, ya sabemos, que siempre les atraen mas aquellos esa cosas que no son suyas. Y, por experiencia, se que siempre hay dos juguetes estrella, las pompas de jabón y la cámara de fotos, con la que pueden jugar a ser yo e imitarme. Así que a este niño que, al principio, me miraba desconcertado, conseguí que se divirtiera y riera con soltura, y le bauticé como DON SONRISAS.