1. Nunca es demasiado pronto.

Con la primavera, mi estación favorita, llegan las Comuniones. Mi agenda se llena con rapidez ya que únicamente realizo una sesión de Comunión al día para dedicarme por completo a la familia fotografiada.

Os recomiendo reservar con tiempo. Tened en cuenta que necesito cerca de 20 días para seleccionar vuestras fotos y editarlas, además de diseñar vuestros recordatorios o maquetar los álbumes. He preparado un catalogo lleno de productos bonitos para acompañar vuestra sesión.   

Así que si estas interesado no dudes en ponerte en contacto conmigo. Las plazas son limitadas y ya hay papás que han reservado, con algunos de ellos  ya he trabajado en la sesión de Comunión de algún hermanito.

2.. Vuestros niños son únicos

 A esta edad los niños tienen una personalidad ya muy marcada y hay que adaptar la sesión a cada uno de ellos, reflejar esos momentos de su infancia, ya que pronto entrarán en la adolescencia. La diferencia entre niños y niñas, para ser fotografiados, es muy notoria a esta edad, mientras ellas se sienten princesas con sus vestidos blancos, ellos se muestran algo mas tímidos. Es por ello, que hay que dedicarles tiempo.

3. Fuera nervios

Desde hace ya algunos años no realizo Comuniones durante la celebración, normalmente las Iglesias y los colegios cuentan con su propio fotógrafo. Mis sesiones son completamente diferentes, sin los nervios propios de vuestro gran día.  Son sesiones en exteriores, lo que las hace únicas y diferentes, y los niños se divierten muchísimo. Yo os puedo aconsejar lugares donde se, por experiencia, que las fotos salen muy muy bonitas pero quizá vosotros tengáis un lugar con un significado especial donde os gustaría que hiciéramos vuestra sesión.

Las fotos se pueden hacer antes o después de la Comunión. Hay papás que con las fotos de nuestra sesión diseñan los recordatorios o encargan un libro  de firmas, otros prefieren hacerla después por miedo a que el vestido se ensucie. 

Vosotros elegís también la sesión que preferís, unicamente con el vestido de Comunión o, añadir después fotos mas desenfadas con la ropa que os sintáis cómodos. Papás, hermanos y quien vosotros queráis pueden salir en vuestras fotos.