No puede hacerme más ilusión que reencontrarme el día de su Comunión a niñas que conozco y fotografío desde bebés. Volver a retratar a Paula y su mirada de ojos azules intensos me ha hecho muy feliz. Reencontrarme con su mamá y ver como crece la pequeña de la familia ha hecho de esta sesión una de las más emotivas de esta primavera. La fotografía es captar momentos, sentimientos y emociones que perdurarán en imágenes para siempre.

Gracias familia, espero seguir atesorando vuestros recuerdos durante mucho mucho tiempo.