Cuando los bebés son tan pequeñitos, como Marina, bastan tan solo unas pocas fotos para recordar esa mirada, esa sonrisa… Para que esas imágenes nos trasladen a sus primeros meses y podamos casi sentir que nos llega ese olor, tan suyo, de bebé.