LA COMUNIÓN DE AITANA

Bonita es poco cuando hablamos de Aitana.

Desde la primera conversación que tuve con Vanessa, su madre, me mostró la ilusión que tenía puesta en la sesión de Comunión de su hija, aportando un montón de ideas.

El día de nuestra sesión amaneció cubierto de nubes negras que amenazan lluvia, así que decidimos realizarla en un bonito invernadero donde la luz se filtraba a través de cúpulas de cristal.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar